alimentación para hombres

¿Cómo mejorar la alimentación de papá?

Los hombres y las mujeres son muy diferentes. Eso ya lo sabemos al comparar muchos ámbitos de la vida y lo mismo ocurre cuando hablamos de nutrición. A veces como mujeres creemos que los hombres deben hacer la misma dieta que nosotras o acompañarnos a la clase de yoga que tanto nos gusta para que se pongan en forma. Pero ellos tienen otras preocupaciones y motivaciones con relación a su físico y su salud, así como maneras diferentes de cuidarse. Y al igual que nos pasa a nosotras, ellos merecen premiarse de vez en cuando y lo mejor es saber cómo hacerlo para no caer en excesos ni afectar la salud ni el bienestar.

Estos consejos son para los papás en su día y para las mujeres que los rodeamos (para ayudarlos a estar sanos sin atormentarlos demasiado):

1. A los papás les preocupan las porciones:

Los hombres no quieren pasar hambre. Y como mujeres debemos saber que ellos deben comer más cantidad que nosotras. Por ejemplo, la arepa de las mujeres puede ser mediana (como el círculo que se hace al unir pulgares e índices). La arepa de papá puede ser del tamaño de un CD (en ambos casos deben ser delgadas). Papá debe servirse más, pero al igual que el resto de la familia debe incluir carbohidratos, proteínas, frutas y/o vegetales y grasa saludable (en pequeñas cantidades) en su plato. Esto le ayudará a quedar más satisfechos y a estar mejor alimentado.
2. A los papás les preocupa la barriga:

Una alimentación equilibrada como la que describimos en el párrafo anterior, sumada a la práctica de ejercicio físico regular y al control de la ingesta de bebidas alcohólicas es suficiente para evitar que la barriga vaya aumentando progresivamente. Papá no tiene que entrenar 2 horas diarias en un gimnasio, ni volverse abstemio. 150 minutos de ejercicio a la semana y el consumo moderado de alcohol ayudarán a lograr un saludable equilibrio.

grasa_abdominal
3. Hablando de alcohol… a los papás les gusta tomarse su copita

Pero hay una diferencia sustancial entre la copita y el show. O las copitas todos los días. El consumo excesivo de alcohol no solo pone barrigones a los papás, también aumenta el riesgo de que sufran enfermedades hepáticas, diabetes y de cáncer. La recomendación es dejar este placer para el fin de semana y evitar excederse del par de tragos (2 tragos/día). Una dosis moderada de alcohol de vez en cuando puede actuar a favor de la salud cardiovascular.
4. A los papás les motiva la competencia

Los beneficios del yoga, pilates y tai chi son innumerables. Pero no a todos los papás les entusiasma sostener el perro boca abajo por varias respiraciones. Los deportes de competencia como el fútbol, el béisbol, la carrera o la natación les entusiasman. Jugar en equipo o hacer menos tiempo en la carrera que el compañero aumenta su adrenalina y motivación. Si eres un papá y quieres salir del sedentarismo, empieza cuadrando con tus amigos una caimanera para el fin de semana (pero modera la “hidratación” a base de birras porque arruinas todo tu esfuerzo).

nutrición masculina

5. A los papás les gusta regalarse pequeños placeres

Y se los merecen. Si papá está sano, puede desayunar una arepa mediana, en vez de una grande y tomar un vaso de alguna bebida achocolatada (porque ya sabemos que dentro de todo papá sigue viviendo un niño que desea ser consentido). También se puede agregar una salchicha de vez en cuando al perico. Lo importante es que estos divinos placeres sean ocasionales, un par de veces a la semana y en poca cantidad.

Como siempre les decimos, comer es un placer, solo debemos hacerlo con equilibrio para disfrutar sin afectar nuestra salud, imagen y bienestar.

Lic. Ariana Araujo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.