Ser delgado no significa que descuides tu alimentación