La alimentación no puede curar las patologías tiroideas