Adaptarse a lo desconocido: alimentación al emigrar